domingo, junio 25, 2006

No más Fútbol

Por Alejo Rivas Devecchi (www.alejo.info)

El viernes pasado empezó a jugarse el campeonato mundial de fútbol, uno de los eventos que atrae más atención en el mundo contemporáneo, y en el que se gasta más dinero para provecho de pocos. Ante este evento han surgido varias voces de protesta por las perturbaciones que esta situación ocasiona en las vidas de tanta gente.

De acuerdo a la BBC, Kath Cross, de Adamsdown, en Gales, Inglaterra es una de las fundadoras del “Club de viudas del mundial de fútbol”, que recibe miles de visitas en su sitio web. En este sitio de Internet, , se aconseja a las damnificadas por la pasión futbolera de sus esposos buscar puntos de acuerdo, prever los partidos fundamentales, y hablar con sus parejas acerca de sus sentimientos acerca de la situación, muy inglés. Pero no todas las inglesas son tan sumisas, y los empresarios lo saben, el Grand Hotel Brighton ha prohibido el fútbol en su salón de té Victoria, y el Linthwaite House Hotel promete una copa de champagne gratis como disculpa si alguno de sus empleados pronuncia la desagradable palabra con F.

Por su parte, el portal de noticias de Terra informa que las mujeres españolas se han unido al resto de las europeas que se agrupan en asociaciones para protestar contra la obsesión futbolística de sus parejas” Al principio fueron las holandesas, luego las inglesas, y al final las ibéricas. Estas abrieron un sitio web llamado: “No más Fútbol” en el que exponen sus razones para estar en contra de este deporte de público masivo que enumera sus reivindicaciones en un decálogo tan infantil como los patrones de comportamiento de sus criticados. Las españolas lo toman más al estilo latino, frente a la imposibilidad de luchar contra el fenómeno, proponen tomarlo como excusa para unas vacaciones de turismo sexual o para conseguirse un amante durante ese mes.

En un análisis más serio del tema, se puede recurrir a la opinión del lingüista
Noam Chomsky, considerado por el New York Times el intelectual más influyente del mundo contemporáneo. En su libro Understanding Power, Chomsky comenta su asombro al constatar la enorme cantidad de tiempo que los devotos de los deportes masivos dedican a aprender la historia de cada deporte, y la complejidad de sus discusiones al respecto, como si no tuvieran otra cosa en que usar su inteligencia. El lingüista plantea que la falta de espacios de participación en los problemas políticos y sociales del mundo contemporáneo, lleva a las personas a dedicar su esfuerzo intelectual en cosas menos molestas para los poderosos, como el deporte. Concluye que estos eventos son utilizados por el poder como un medio de entrenamiento para la obediencia civil, los fanáticos son entrenados desde niños en lealtades irracionales, de modo que el día que sean enviados a matar, y a hacerse matar, no cuestionen los motivos.

Pero vale recordar que no todos los hombres del planeta pierden ipso-facto su capacidad intelectual, de relación social y familiar frente a un partido de fútbol. Los hay que prefieren sin pestañar una mujer a cientos de finales. Así que aquellas que se sientan ignoradas durante este mes, tengan en cuenta que hay muchos hombres dispuestas a consolarlas durante el mundial, y ¿porqué no después?

1 comentarios:

La Aguja dijo...

Veo que conoces a mi amigo Ito ;-)

Aunque con esa presentación que haces de ti… ¿tal vez Ito eres tú? :-)

Saludos desde El Cantábrico.

 
Free counter and web stats